ASIA PACÍFICO EN LA POLÍTICA EXTERIOR DE MIGUEL DÍAZ-CANEL: OPORTUNIDADES Y DESAFÍOS PARA CUBA Ruvislei González Saez | @sudesteasiatico

ASIA PACÍFICO EN LA POLÍTICA EXTERIOR DE MIGUEL DÍAZ-CANEL: OPORTUNIDADES Y DESAFÍOS PARA CUBA

Por: Ruvislei González Saez | @sudesteasiatico

Profesor Facultad de Economía -Universidad de La Habana

20 de febrero de 2019

Asia Pacífico tiene una gran importancia para las relaciones internacionales de Cuba, mucho más en el actual contexto de transformaciones que vive el país. Históricamente, áreas más cercanas como América y Europa han tenido un vínculo estrecho y directo con La Habana. No obstante,  los lazos con naciones asiáticas, pese a ser relativamente recientes, son muy profundos en varios casos y tienden a intensificarse. Muestra de ello fue la primera gira oficial del actual presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez en noviembre de 2018 por Rusia, la República Popular Democrática de Corea (RPDC), China, Vietnam y Laos.

En este sentido, Asia Pacífico constituye una de las regiones más dinámicas económicamente a nivel global. En ella radican varios países con un alto impacto en la economía y geoestrategia mundial, pero a su vez, políticamente es una de las áreas de mayor respaldo y concordancia con Cuba en aspectos bilaterales y multilaterales en el escenario internacional, especialmente respecto del rechazo al bloqueo económico y financiero de Estados Unidos a Cuba.

El hecho de que hayan sido los países mencionados los destinos de la primera gira del mandatario cubano, se constituye como expresión de los lazos históricos y su importancia en la continuidad del proceso cubano que se encuentra en un momento de cambio generacional. El recibimiento dado por cada país tuvo una connotación especial, la cual puede ser entendida por la solidaridad invariable de Cuba con estos países en momentos de gran trascendencia en sus procesos históricos y que aún es considerada por las nuevas generaciones gobernantes de la RPDC, Vietnam, Laos y China.

Además, el nivel de concertación política y confianza hacen especial la relación de Cuba con estos cuatro países. China y Vietnam constituyen los dos primeros socios comerciales de Cuba en Asia en lo económico y a su vez, con la visita de Díaz-Canel a Beijing se plasmó la incorporación cubana a la iniciativa de La Franja y La Ruta. China a su vez, es el segundo socio comercial global de Cuba (Radio Habana Cuba, 2018), mientras que con Vietnam se concretó en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel la primera concesión de un Parque Industrial administrado por una compañía vietnamita, pero también se logró un acuerdo comercial bilateral que contribuirá a la elevación de las relaciones comerciales.

Las relaciones de La Habana con las naciones mencionadas son históricas y fraternales, y se han caracterizado siempre por la confianza política, la hermandad y la solidaridad entre los pueblos, partidos y gobiernos. Más allá de los Estados mencionados, en el actual contexto se emprenden mayores acciones para avanzar las relaciones con países de Asia Pacífico, especialmente en momentos en los que se agudizan las acciones estadounidenses contra Cuba en el plano económico y por el otro lado, se complejiza la situación latinoamericana y los vínculos políticos de algunas naciones con La Habana. Es interesante el nivel de relaciones de Cuba con países de Asia Pacífico donde la solidaridad y la cooperación cubana han llegado a no únicamente países como Vietnam, Laos, Cambodia, China, Pakistán o Indonesia, sino también a las pequeñas islas del Pacífico. Por otro lado, llama la atención como naciones tan pequeñas como Islas Salomón que abrió Embajada solo en La Habana además de Nueva York en todo el hemisferio occidental.

«China y Vietnam constituyen los dos primeros socios comerciales de Cuba en Asia en lo económico y a su vez, con la visita de Díaz-Canel a Beijing se plasmó la incorporación cubana a la iniciativa de La Franja y La Ruta»

El panorama de política exterior cubana

Estados Unidos bajo el gobierno de Barack Obama comenzó un proceso de acercamiento con Cuba favorable a ambas partes. El actual presidente Donald Trump en cambio, obvió las oportunidades que preveía la administración anterior en relación a los espacios de beneficio que se podían abrir a las propias empresas estadounidenses, especialmente aquellas vinculadas a los sectores agrícola y de servicios. La posición de Obama condicionó que un grupo de países asiáticos, incluyendo Japón, Australia y Nueva Zelanda comenzaran a mostrar cambios de actitud con Cuba, algo que fue revertido con Trump hasta cierto punto. Otros como la República de Corea mantuvieron su posición favorable a Cuba.

Más allá de las posiciones extremistas de Trump, imponiendo mayores restricciones a negocios con la nación caribeña, varias naciones asiáticas continúan mostrando interés por La Habana. Para ello, uno de los desafíos del actual presidente cubano, es lograr acercarse más a las grandes economías asiáticas. Ello implica no solo evadir cuestiones del bloqueo económico y financiero estadounidense, sino también mejorar el ambiente de negocios y avanzar en el proceso de Actualización del Modelo Económico.

Las principales preocupaciones del sector empresarial asiático están vinculadas también a la eliminación de la dualidad monetaria cubana existente que no estimula las inversiones en pesos cubanos de las empresas nacionales y extranjeras. Ello implica la existencia de varias tasas de cambio que distorsionan negativamente las mediciones económicas de la actividad contable, por otro lado, mantiene artificialmente rentable a un conjunto de empresas y engañosamente irrentable a otro, sin que exista una relación cierta entre rentabilidad y eficiencia. A su vez, estimula las importaciones, debilita el mercado interno cubano, provoca segmentaciones y reduce los encadenamientos de las empresas cubanas con el sector externo.

Otras razones como mayor agilidad en los trámites para las aprobaciones de inversiones y la reducción de los tiempos para implementar los proyectos son objeto de inquietud. Algunos de estos desafíos pueden desaparecer con un mejoramiento de la política cubana en el sector de las inversiones extranjeras. Asia ofrece una serie de oportunidades y posee un grupo de países que pueden ser potenciales inversionistas con empresas altamente competitivas que podrían apoyar a la inserción a la Revolución Industrial 4.0 y a su vez, al despegue económico cubano. La nación caribeña está ávida de inversiones, no solo para el desarrollo del mercado interno, sino también para generar espacios de conexión con el mercado más cercano del Gran Caribe. China, Japón, República de Corea, India, Australia, Singapur, Malasia, Tailandia, Indonesia, Vietnam, son potenciales inversionistas.

WikiCommons/GazothBot

Potencialidades por explorar

Más allá de los prejuicios, también es importante reconocer que no se han explotado todos los espacios existentes; por citar, India no tiene inversiones en Cuba (Export-Import Bank of India, 2018), la presencia china es mayor en países latinoamericanos vecinos y la japonesa es limitada, etc. No obstante, el mayor desafío en el actual contexto para la presidencia de Miguel Díaz-Canel y sus relaciones con Asia tiene que ver con la agudización de las contradicciones entre Estados Unidos y Cuba bajo la administración Trump. Las presiones estadounidenses podrían afectar algunos vínculos, aunque históricamente los lazos con Asia no han estado permeados de componentes ideológicos y ha primado el pragmatismo.

Las sanciones económicas financieras estadounidenses a Cuba pueden perturbar hasta cierta medida a determinadas empresas asiáticas, especialmente aquellas que tengan interrelacionamiento con la nación norteamericana. Medidas como el impedimento del uso del dólar en el comercio, o el fortalecimiento de la persecución financiera contra las transacciones vinculadas con Cuba y su marcado carácter extraterritorial, siguen manifestándose en el continuado rechazo de bancos estadounidenses y de otros países a realizar transferencias relacionadas con la isla, incluso en monedas diferentes al dólar. La preocupación crece en la actualidad con la amenaza de la posible aplicación del artículo III de la Ley Helms Burton que establece la imposición de sanciones a directivos de empresas extranjeras que realicen transacciones con propiedades estadounidenses nacionalizadas en Cuba y la amenaza de demandas en tribunales de los Estados Unidos.

Aun así, una posible agudización de las contradicciones entre Estados Unidos y China mediante la llamada guerra comercial abrirá espacios para un mayor interrelacionamiento de Beijing y La Habana. Algunas empresas chinas tienen gran interés en la nación caribeña más allá de las amenazas. Una mayor preocupación en algunos casos de la parte china es el pago de las deudas contraídas por la parte cubana y sus garantías. La incorporación cubana a la iniciativa china de La Franja y La Ruta abre un nuevo capítulo para la elevación de la cooperación y conexión económica y financiera.

La voluntad política del actual mandatario Díaz-Canel de reducir las trabas internas, gestionar mejor las deudas contraídas, otorgarle mayor confianza al inversionista extranjero y por ende, mejorar el ambiente de negocios de Cuba puede ser clave para una mayor presencia asiática. No obstante, la nación caribeña debe avanzar en la eliminación de la dualidad monetaria, que no solo está afectando la presencia extranjera en la isla, sino también a la propia economía cubana.

Asia Pacífico en el actual contexto es la región que más puede favorecer a la economía cubana y también la que mejores espacios de inserción puede generarle. América Latina y el Caribe está viviendo un proceso complejo de divisiones políticas que afectan lazos económicos; Europa está centrada en los problemas comunitarios internos; África tiene aún un bajo impulso económico. Asia Pacífico tiene potencial económico, buenas relaciones políticas en general y una mirada positiva, incluso de aquellos que aún no poseen relaciones con La Habana y son aliados de Estados Unidos. Mecanismos como la iniciativa de La Franja y La Ruta, la Unión Económica Euroasiática, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, el Banco Asiático de Inversiones e Infraestructura, entre otros, condicionan la necesidad de darle una segunda mirada desde Cuba.


Referencias

Radio Habana Cuba (2018) “Díaz-Canel concluye visita a China con la firma de varios acuerdos” Disponible en: https://bit.ly/2DXMR4K

Export-Import Bank of India (2018). Indian investments in Latin America and Caribbean: Trends and prospects. Working Paper No.75.

Cuba Ahora (2018) Díaz-Canel por Europa y Asia: la ruta de la amistad (+Mapa interactivo) Disponible en:https://bit.ly/2K2BrPL