La evolución que llevó a República Popular China a ser una potencia mundial en comercio exterior

James Pérez Morón

12 de noviembre de 2019

Separata Especial: 70 años de la República Popular China

Flag of the People's Republic of China.svg

Para 1949 China era considerado un país en vía de desarrollo con una economía relativamente aislada del resto del mundo. En 2019 vemos como China no solamente es una economía plenamente integrada en comercio sino además participa activamente en las redes y cadenas globales de valor en los mercados globales. En este sentido, la evolución del comercio exterior en los últimos 70 años ha sido fantástica, y entre otros factores, ha ayudado a posicionar a China como una super potencia económica mundial. A continuación, se presenta un recorrido general de los elementos más representativos de esta evolución.

Evolución histórica en el comercio exterior de China

Para 1949 la economía china contaba con un 89% de población rural (Yifu y Wang, 2008). Al culminar la Segunda Guerra Mundial y se cumplían 38 años de inestabilidad gubernamental desde del colapso del imperio chino en 1911 (Dillon, 2016, p. 1). Con el nuevo gobierno comunista arrancaron los Planes Quinquenales, el de 1958 conocido como el Gran Salto Adelante, y para el mismo año se define el desarrollo de la industria pesada como una alta prioridad, el cual requería de altas inversiones de capital con el que no contaba China por lo que sus bienes exportables eran limitados y consistían básicamente en productos agrícolas de bajo precio lo que marcaba la alta dependencia de la importación de bienes capital para la industrialización con el sector agro y de los recursos naturales.

En este punto, China empezó a realizar lentamente intercambios económicos y comerciales con países extranjeros (Information Office of the State Council, 2011). Además, el desarrollo de su comercio exterior fue lento debido también al convulsionado entorno mundial. Las importaciones básicamente se enfocaban en materia prima y bienes de capital escasos y las exportaciones como un medio para adquirir divisas y poder importar tecnología de punta. Con el ánimo de proteger la industria doméstica, la estrategia China se enfocó en la imposición de altos aranceles a las importaciones y de barreras no arancelarias.

La evolución de la economía China después de 1949 continuó fuertemente ligada a las políticas del partido comunista y a las rivalidades internas entre simpatizantes de Mao, Liu Shaoqi y Den Xiaoping. En los 60´s y 70´s surge también el problema de la disponibilidad de la información sobre el rumbo de la economía china, y producto del rol del estado durante la Revolución Cultural se cuestiona la fiabilidad de dicha información  (Dillon, 2016, p.3

Después de la muerte de Mao (1976) bajo el liderazgo de Deng Xiaoping (1978) China inicia un proceso de reformas en el que decide alejarse del modelo económico soviético y gradualmente más hacia los principios del libre mercado, apertura al comercio y la inversión con Occidente.

En 1979 empiezan las reformas económicas que buscaban modificar el comercio exterior y una mejora de la oferta exportadora China. Aun para esta época los principales productos que exportaba China eran de bajo valor agregado tales como carbón, petróleo crudo, minerales, granos, comida y vegetales. Las principales reformas de este periodo pueden dividirse en 4 etapas:

Fuente: Elaboración propia con base en Yifu y Wang (2008) y Morrison (2019)
Evolución de las exportaciones

En términos de evolución de las exportaciones Chinas también podemos destacar 3 grandes momentos en la historia con sus mejoras más significativas: En 1986 las exportaciones de textiles y prendas de vestir superaron el petróleo crudo. Se vio la transición de China de la exportación productos intensivos en recursos a productos textiles y de confección que requieren mucha mano de obra

En 1995 la exportación de maquinaria y electrónica China superó a textiles y ropa. Esto indicó que China comenzó la transición de exportar exportaciones tradicionales intensivas en mano de obra a no tradicionales intensivas en mano de obra productos

En el 2001 luego de la adhesión de China a la OMC, las exportaciones de alta y nueva tecnología creció rápidamente, así como, el valor agregado de los productos exportados. En consecuencia, Diciembre de 2001, China se convirtió en el país miembro 143 de la OMC después de 16 años de negociaciones, el mayor hito en la historia reformista y de apertura China.  En el 2004, China empezó a aplicar la Ley de Comercio Exterior la cual daba un fuerte impulso a la exportación e importación de mercancías, de servicios, de la propiedad intelectual, entre otros.

Toda la regulación China fue revisada y ajustada a los lineamientos de la OMC lo cual aumentó la transparencia de sus leyes comerciales. Todas las empresas chinas podían exportar, excepto aquellas en las que el monopolio estatal permanecía: algodón,  granos, otros productos agrícolas, carbón, metales minerales, petróleo crudo y refinado.

Todos los aranceles de bienes gravados han sido reducidos.  El arancel promedio para la mayoría de las naciones más favorecidas (NMF) cayeron del 15,6 por ciento en 2001 al 9,7 por ciento en 2005, y del 14,3 por ciento al 8,9 por ciento para productos manufacturados. Aranceles para automóviles y repuestos y textiles y ropa se redujeron en casi la mitad, mientras que los de productos agrícolas cayeron del 23,2% al 14,6%. China empezó la eliminación gradual de licencias y cuotas de importación. A excepción de algunos productos agrícolas y fertilizantes químicos a los que se les mantuvo la cuota de importación. Ambos acuerdos de la OMC que buscaban entre otros TRIM (Trade-Related Investment Measures) o Acuerdo sobre Medidas de Inversión relacionadas con el Comercio,  la regulación de capital extranjero en el sector comercio chino y TRIPS (Agreement on Trade-Related Aspects of Intellectual Property Rights) el aumento de protección de la propiedad intelectual tanto a nacionales chinos como extranjeros.

Comercio Exterior de China-hoy

El Banco Mundial define a China como “la expansión sostenida más rápida por una economía principal en la historia”, sus reformas y la liberalización comercial la han posicionado como una potencia global comercial, con una amplia oferta exportable y diversificación de mercados. China ocupa el primer lugar en términos de tamaño económico sobre una base de paridad de poder adquisitivo (PPA), fabricación de valor agregado, comercio de mercancías y titular de reservas de divisas (Morrison, 2019). Las exportaciones de mercancías chinas aumentaron de USD$14 mil millones en 1979 a USD$2.5 billones en 2018, mientras que las importaciones de mercancías crecieron de USD $18 mil millones a USD$2.1 billones.

De acuerdo con la Administración de Aduanas China, en 2018 el top 3 de destinos a los que más exporta China son: 1)Estados Unidos de Norteamérica 2) Unión Europea y 3) ASEAN, otros 4 claves socios comerciales son Japón,  Corea del Sur, Hong Kong y Taiwán. El superávit comercial con USA asciende a USD $282 mil millones, con Hong Kong a USD$274 mil millones y con la UE USD$129 mil millones y presenta déficit comercial con Taiwán (USD$129 mil millones), Corea del Sur (USD $95 mil millones) y Japón (USD$33 mil millones). La cantidad de los países a los que China exporta ha venido creciendo en las últimas décadas.

Las exportaciones de mercancías chinas aumentaron de USD$14 mil millones en 1979 a USD$2.5 billones en 2018, mientras que las importaciones de mercancías crecieron de USD $18 mil millones a USD$2.1 billones.

En 2018 las principales importaciones Chinas incluyeron electricidad maquinaria y equipamiento; combustibles minerales; reactores nucleares, calderas y maquinaria (como máquinas automáticas de procesamiento de datos y máquinas para fabricar semiconductores); minerales y óptico, instrumentos fotográficos, médicos o quirúrgicos. Las mayores exportaciones de China fueron maquinaria eléctrica y equipamiento; reactores nucleares, calderas y maquinaria; mueble; plástica; y vehículos. A 2017, China tenía un total de 215 países socios importadores.

La estructura empresarial en China también ha cambiado producto de las reformas, antes las empresas exportadoras dominantes eran las SOE´s (State Owned Enterprises),  empresas de propiedad estatal con un 67% en 1995 a 10% en 2017 y en el mismo periodo la empresa privada paso de 2% en 1995 a 47% en 2017.        

Es claro que las reformas implementadas fueron exitosas y trajeron enormes beneficios a China, sin embargo, también le ha impuesto desafíos (empresas propiedad del estado, el sector bancario, ambientales, corrupción y demográficos), y la necesidad de responder con políticas que den respuestas a dichos desafíos y promuevan un crecimiento económico sostenible.

En conclusión, históricamente el sector comercio en China siempre ha sido un área dinámica y de gran crecimiento, el cual ha servido para fortalecer los vínculos de China con el resto del mundo, contribuyendo a la modernización del país y a promover la prosperidad de la nación. Se reafirma su importancia por el rol protagónico que tiene en las mayores y más recientes iniciativas de China, a saber: BRI (Belt Road Initiative) u OBOR (One Belt, One Road), “Made in China 2025”, la creación del Nuevo Banco de Desarrollo en Shanghai, junto con Brasil, Rusia, Surafrica e India y del Banco de Desarrollo de Infraestructura Asiatica con sede en Beijing. El presidente Jinping lo sabe y procura a menudo reafirmar al pueblo, que continuará buscando políticas y reformas que promuevan la facilitación del comercio e inversión, siempre con la presencia estatal, y que apunten cada vez más a tener empresas de alta calidad y con estándares internacionales.

Referencias.

Dillon, M. (Ed.). (2016). Key Papers on Chinese Economic History Since 1949 (4 vols). doi:10.1163/9789004304987

Information Office of the State Council (2011).China´s Foreign Trade. Available at http://english.www.gov.cn/archive/white_paper/2014/08/23/content_281474983043184.htm

Li, K., & Jiang, W. (2018). China’s foreign trade: Reform, performance and contribution to economic growth. In Garnaut R., Song L., & Fang C. (Eds.), China’s 40 Years of Reform and Development: 1978–2018 (pp. 575-594). Acton ACT, Australia: ANU Press. Retrieved from http://utb.basesdedatosezproxy.com:2109/stable/j.ctv5cgbnk.36

Morrison, W. (2019). China’s Economic Rise: History, Trends, Challenges, and Implications for the United States.  Congressional Research Service. Retrieved from: https://fas.org/sgp/crs/row/RL33534.pdf

Yifu, J., Wang, Y. (2008). China’s Integration with the World Development as a Process of Learning and Industrial Upgrading. Policy Research Working Paper 4799. World Bank Institute Finance & Private Sector Development Division